Cambiaron fecha prevista para octubre

 

Las obras correspondientes al Tren Maya Fase 1 iniciarán el primero de septiembre y no el primero de octubre como lo indica el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), denuncian habitantes que asistieron el pasado lunes a la Reunión Pública de Información que convocó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Champotón, Campeche.

 

En dicha reunión, los asistentes advirtieron que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) expuso datos diferentes a los del MIA. Por ejemplo, los 40 pasos de fauna mencionados, las autoridades hablaron de 67, y la fecha de inicio de las obras contempladas para el 1 de octubre la cambiaron al 1 de septiembre.

 

Los habitantes esperan que las diapositivas presentadas por Fonatur sean transparentadas y compartidas a las personas que viven en el área maya, en primera instancia, y, posteriormente, a la población en general.

 

La participación en la Reunión Pública de Información fue escasa, informan a Crónica, ya que asistieron alrededor de 60 personas, hubo siete ponentes de parte de la ciudadanía y Fonatur expuso aspectos ambientales, sociales y técnicos del Tren Maya.

 

“Las ponencias fueron bastante críticas, se abordó el tema de los suelos kársticos, los posibles impactos ambientales en el anillo de los cenotes, las condiciones laborales, el uso de infraestructura, los polos de desarrollo y los procesos de migración”, comentó uno de los participantes que prefiere conservar el anonimato.

 

En la reunión también se mencionó que “pronto” iniciará el proceso de consulta indígena, sin que las autoridades dieran más detalles. Misma situación para el Proyecto Ejecutivo del Tren Maya, de cual Fonatur mencionó que “ya están por terminar”.

 

Al respecto, la Asamblea de Defensores del Territorio Maya, Articulación Yucatán, Indignación, promoción y defensa de los derechos humanos, y el Colectivo Sexta Teatrito Yucatán manifestaron a través de un comunicado su rechazo al formato de la Reunión Pública de Información celebrada el lunes en Champotón.

 

Dos de los puntos que argumentan es que Champotón no es una ciudad en el paso del Tren Maya y que la convocatoria se emitió cuando las personas realizan confinamiento ante la emergencia sanitaria por COVID-19.

 

“En Champotón ni siquiera se plantea una estación ferroviaria, reduce drásticamente el derecho de participación y de acceso a información clara y científica sobre los impactos ambientales del proyecto, tal y como lo marca el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, puesto que esta Fase 1 tendrá un área de influencia que abarca 45 municipios en los estados antes mencionados, con una alta representación de pueblos originarios”, señalan.