Este día, Salcedo Aquino hizo el envío de todos los equipos parroquiales de apoyo para la reapertura de los templos el próximo domingo

 

(Karla Muñetón) Previo a la reapertura gradual el próximo domingo de templos y parroquias en Tlaxcala para la celebración de misas, el obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, solicitó a la feligresía apoyar a las personas más afectadas durante la pandemia de Covid-19.

 

En la celebración eucarística desde la parroquia de Nuestra Señora de Santa Ana, en Chiautempan, aseveró que participar en la misa dominical presencial, con un protocolo sanitario, impulsa a la ciudadanía a regresar poco a poco a la nueva normalidad, pero destacó que es necesario apoyar a quienes, por causa de esa pandemia, se encuentran abrumados por la enfermedad, por la pobreza, por la carencia de trabajo, por la inseguridad y a quienes han perdido un ser querido.

 

 

Al señalar que la pandemia alejó a las personas de las actividades cotidianas a las que estaban acostumbradas, sostuvo que esa situación ha permitido constatar su fragilidad y vulnerabilidad, pero no pueden seguir encerrados.

 

Hemos aprendido muchas cosas durante estos meses; así pues, Dios mediante el próximo domingo nueve de agosto iniciaremos la reapertura gradual de los templos, con las misas dominicales presenciales, tomando las debidas precauciones a fin de cuidar la salud de las familias de nuestras comunidades,

expresó.

 

Sin embargo, pidió a las personas mayores y vulnerables quedarse en casa para proteger su salud, y participar de las misas por las plataformas digitales.

 

Habrá cupo limitado en misas dominicales de Tlaxcala

 

Agradezco a todos ustedes en quienes están representados todos los equipos de apoyo parroquial de la Diócesis: agentes de Pastoral, voluntarios y los que colaborarán en implementación del protocolo de seguridad, gracias por su disponibilidad tiempo y generosidad,dijo.