El gobernador Miguel Barbosa Huerta dio a conocer que su administración estableció una coordinación con el gobierno de Tlaxcala, con el objetivo de reducir la movilidad en la zona limítrofe.

 

Con esta cooperación también se busca evitar la compra de bebidas alcohólicas, ya que en el estado de Puebla se emitió la prohibición de éstas de jueves a domingo, esto para evitar un repunte de contagios en la segunda etapa de la Covid-19.

 

Barbosa Huerta informó que el secretario de Gobernación, David Méndez Márquez, se reunió con su homólogo de Tlaxcala y se acordó que pondrán dispositivos de seguridad en la zona limítrofe, para exhortar a la población evite viajar a Puebla.

 

“El secretario de Gobernación habló con el secretario de Gobernación de Tlaxcala, se estableció una coordinación para ese tema, existe un comportamiento irresponsable por parte de la gente de Puebla y que acude a comprar alcohol a Tlaxcala y por parte de la gente de tiendas que venden alcohol por la puerta de atrás, que es terrible. Es un asunto de inconsciencia, estamos combatiendo contra nosotros mismos, lo que exhorto y llamo es a que nos reencontremos como seres humanos”, sostuvo.

 

Ejemplificó el caso de las fiestas Covid-19 y eventos de lucha libre que se llevaron a cabo hace unos días, en donde las autoridades han acudido a tratar de impedir estas reuniones masivas y la gente los ha amenazado con lincharlos sino se retiran del lugar, consideró que la ciudadanía está combatiendo con ellos mismos.

 

El mandatario exhortó a la población a reencontrarse como seres humanos, ser conscientes y evitar este tipo de reuniones masivas, fiestas Covid-19 o inclusive eventos parroquiales, con la finalidad de evitar contagios de la pandemia, que tengan desenlaces trágicos como la muerte.