Por el regreso a clases de manera presencial  se registraron nuevos casos sospechosos y positivos a covid-19 en escuelas públicas de Tlaxcala, esto es una realidad que comienza a poner en jaque a las autoridades educativas, en virtud de que los contagios podrían ir a la alza en los próximos días.

 

Nos enteramos que en escuelas del nivel básico desde preescolar a secundaria y medio superior, principalmente, hay temor por la presencia del virus entre la comunidad escolar, de ahí que directivos, docentes frente a grupo, alumnos y padres de familia tengan que realizarse la prueba para dictaminar lo procedente, sin embargo la mayoría de los involucrados no tiene dinero para cumplir con este protocolo de seguridad y sanidad.

 

Para resarcir este fenómeno socio-económico en los hogares tlaxcaltecas y en el magisterio, el gobierno que encabeza Lorena Cuéllar Cisneros debe reorganizar sus proyectos de atención a la salud, considerar que es urgente y necesario instalar módulos itinerantes de pruebas rápidas económicas y eficaces en  municipios de la entidad para apoyar a la economía de los tlaxcaltecas, si es que no quieren que las clases presenciales se interrumpan por el virus y sus variantes.

 

La realidad en tlaxcalteca se palpa, se observa, no hay recursos económicos para que las personas sospechosas de contagio acudan a realizarse una prueba en laboratorios particulares, porque en las instituciones públicas de salud no tienen o las fichas son limitadas.

 

Si el gobierno estatal tiene el tino de aligerar  la demanda de pruebas rápidas por sospecha  del virus en el IMSS e ISSSTE con la  instalación de módulos itinerantes de pruebas Covid muy parecidos a los quioscos que hace un par de días pusieron en operación para distribuir oxígeno a quien lo requieren, el agradecimiento de las familias será inmensurable.

 

Un gobierno proactivo vale por dos, si se apoya con oxígeno, porque no respaldar a las familias de escasos recursos económicos con pruebas para detectar casos positivos o negativos por covid-19.

 

Lorena Cuéllar tiene el reto de que el regreso a clases en el estado se califique de exitoso, por lo tanto no debe haber cabos sueltos, apoyar con pruebas, desinfectar escuelas si se detectan casos positivos, entregar jabón, gel, cubre bocas y continuar con la capacitación al personal que recibe y despide a los alumnos es indispensable para superar las expectativas y callar voces. 

 

El gobierno de Tlaxcala debe cumplir con una de sus prioridades, el cuidado a la salud, porque ya se verá si realmente escriben una nueva historia en esta materia.

 

Bombazos…

 

Ante la cascada de críticas y el rechazo en contra de varios nuevos integrantes del gabinete estatal, la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros les dará oportunidad de desempeñarse con eficacia hasta el último día de diciembre, de lo contrario, para el 2022 podría haber nuevos nombramientos o enroques, el desempeño de cada servidor público es vigilado de manera continua a través de una evaluación exhaustiva. Ya se verá.

 

Artillería pesada…

 

Luego de que autoridades de la UNAM emitieron un comunicado en donde anuncian el regreso de clases presenciales en algunas áreas académicas y de investigación, en la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx) también analizan la posibilidad de un  retorno parcial a las aulas, todo con las medidas de sanidad necesarias, el tiempo acomoda a todo en su lugar.

 

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.