Desde octubre del año 2019 en China comenzó un fenómeno bacteriológico que posteriormente colapso en varios países proliferándose el llamado CORONAVIRUS causando estragos, zozobra, incertidumbre, mucho desempleo y una economía que se tambalea, a consecuencia de esto dicen los analistas que tendremos en México veintiún millones de más pobres, y el gobierno federal no hace nada en lo absoluto por implementar acciones que detengan esta situación, incluso el sector empresarial al ofrecer alternativas es ignorado, sin tomar en cuenta que este sector debe fortalecerse para que siga generando empleos, es el momento de renegociar con este sector cuando se le da la oportunidad de fortalecerse a cambio de empleos mejor pagados y con todas las prestaciones de ley, pero el gobierno de nuestro país no ha sido capaz de concertar y defender los derechos de las y los mexicanos, pues forma correcta de salir de la pobreza todos es fomentando el empleo.

 

El estado de Tlaxcala no es la excepción pues también padece los estragos de la hambruna en estos tiempos de epidemia, la pobreza siempre ha existido pero se recrudeció más de enero a abril del presente año 2020, y aun con los programas sociales que se están implementando hasta ahora no se ven resultados, la población ya fue censada y visitada en sus domicilios para conocer de cerca sus carencias y necesidades, pero siguen esperando que los apoyos lleguen y en algo les ayuden a resolver sus condiciones precarias, más aun cuando a causa de la cuarentena han perdido sus empleos o los han descansado sin recibir un solo peso; muchos sectores de la política incluyendo a los del poder legislativo dicen estar repartiendo alimentos y despensas a familias en condiciones de vulnerabilidad pero a ciencia cierta se desconoce si en los hechos se está apoyando a  la población y quienes han sido los beneficiarios. Otros problemas que padece nuestro estado es en los hospitales del sector público donde se sigue muriendo mucha gente de enfermedades curables y ahora la  pandemia un foco rojo que amenaza a toda la población, incluyendo a doctores y enfermeras que siempre han sido los más expuestos en este tipo de acontecimientos, sin dejar de lado los problemas laborales que tienen los doctores, las enfermeras y personal administrativo, la falta de equipo adecuado con tecnología de punta; en décadas estuvimos muy mal pero ahora estamos peor protestan médicos y enfermeras, la gente se sigue muriendo dentro de los hospitales, los familiares también sufren las consecuencias fuera de los hospitales y ninguna autoridad de ningún nivel ha ofrecido albergues alternos para estas personas que sufren las 24 horas del día esperando por semanas alguna noticia alentadora de sus familiares ahí internados, los protocolos de seguridad y de información brillan por su ausencia, incluso en los hospitales del ISSSTE no tienen pies ni cabeza ni a quién hacer responsable por la salud de los que por necesidad ahí ingresan, no existe ninguna información para sus familiares mucho menos para la sociedad en general, y también en este hospital los familiares pernoctan en las banquetas o en los rincones donde les dan permiso para ahí esperar las 24 horas del día viviendo momento a momento en la zozobra, en la angustia y en la incertidumbre, todo porque los hospitales carecen de una dirección seria y responsable.

 

El gobierno federal es el principal culpable de que todo nuestro país este de cabeza y en la incertidumbre pues todos los días y a cada momento desinforman más que informar sobre el tema del COVID 19, pareciera que el Titular del Poder Ejecutivo y el Subsecretario de Salud están en plena campaña y que lo único que les interesa es justificar los miles de millones de pesos que se gastan en publicitar su imagen, pero la productividad tan necesaria la seguimos esperando, y todavía nos faltan cuatro años ocho meses de sufrir este gobierno camuflageado, vemos el barco hundirse, pero todavía los seguidores y fanáticos de este proyecto de cuarta siguen apuntalando un desgobierno que sufrimos todos los mexicanos, si fuera cierto que por ese proyecto votaron 30 millones de mexicanos les queremos recordar que en el país somos más de 120 millones de mexicanos y 80 millones están en edad de votar, siendo así las cosas, nos queda claro que no votó por el proyecto actual ni el 50% de los electores vivos. Por este medio exhortamos al titular del poder ejecutivo en el país a que a la brevedad posible realice los trabajos que permitan estabilizar la economía del país, y que entregue de una vez por todas a cada uno de los mexicanos lo que les corresponde de los 822 billones de pesos que se encuentran depositados y resguardados en un banco del extranjero, dineros que pertenecen a todos los mexicanos y en tiempo de aguda crisis como la que vivimos actualmente un buen gobierno ya debería de haber actuado en favor de los intereses legítimos de las y los mexicanos, pero por el contrario este tema lo traen en lo oscurito por así convenir a sus ilegítimos intereses. También le recordamos al Titular del Poder Ejecutivo Federal que los dineros públicos son para proyectos prioritarios, mejoramiento de servicios y para lograr el desarrollo integral de todo un país, no para que el gobierno se convierta en banca privada prestando dichos recursos públicos, reconocemos que en el pasado así fue, pero lo que no se vale es que un gobierno que se dice diferente actué totalmente igual o peor que los gobiernos del pasado, aludiendo la frase de que primero los pobres, siendo que este sector cada día está más empobrecido, en condiciones de violencia, de desamparo, olvidado por sus autoridades y en el más completo estado de indefensión, el presidente argumenta sin secundarlo en los hechos que dará crédito con el 6.5% de interés anual a un millón de personas que se dedican a comercio formal e informal y que ellos el gobierno federal poseen un padrón de posibles beneficiarios y que partirán de ese padrón para otorgar los supuestos créditos; estamos convencidos que esto es uno más de sus actos demagógicos realizados en los últimos quince meses.

 

 C. Isidro Sánchez Piedra,

 

Defensor de Derechos Humanos