Desde hace varias administraciones de diversos colores e ideologías en el municipio de Apizaco del estado de Tlaxcala, se trataba de implementar este tipo de proyectos que más que aportar al desarrollo del municipio tienen un afán recaudatorio de impuestos adicionales a los que se vienen año con año cobrando a los ciudadanos habitantes y a los ciudadanos foráneos que por necesidad visitan la ciudad de Apizaco, pero se desconoce en qué se van a invertir los millones de pesos que cada mes ingresaran al municipio por concepto del costo de los parquímetros, se dice sin garantizarlo que dichos recursos serán utilizados en el mejoramiento de las calles, en alumbrado público y en seguridad, pero da la casualidad que para esos rubros ya desde hace muchos años existen partidas presupuestales tanto de la federación como del estado y entonces se pretende duplicar proyectos, ¿Acaso no hay otras necesidades donde invertir los recursos producto del costo de  los parquímetros? Incluso cabe señalar que respecto al mantenimiento de las calles en el municipio de Apizaco hace dos años se invirtió mucho dinero público para adquirir una maquinaria pesada de tecnología de punta para el servicio de bacheo tanto en calles de la ciudad como para las calles de las comunidades, y de nada sirvió tanta inversión pues la maquinaria adquirida esta guardada sin operarse y sin saber dónde exactamente se encuentra o al servicio de quien está.   

 

Curiosamente los ciudadanos apizaquenses hoy están pasivos ante la puesta en marcha de este proyecto pues administraciones anteriores se opusieron y hasta arrancaron la infraestructura de dichos parquímetros, se desconoce cuál es la razón de en esta ocasión no defender sus intereses, tal vez porque el presidente municipal los convenció $$$$, o implementó mecanismos de intimidación y/o control hacia los habitantes y ciudadanos foráneos, además debemos de recordar los apizaquenses que las finanzas públicas del municipio están dañadas desde trienios representados por Alex Ortiz y Orlando Santacruz Carreño, y van de mal en peor en la presente administración de JULIO CÉSAR HERNÁNDEZ MEJÍA, ya es urgente implementar una AUDITORÍA externa en el municipio de Apizaco, donde siempre prometen sin cumplirlo dar mantenimiento continuo a las calles, al alumbrado público, mejorar la seguridad y combatir la delincuencia, pues este municipio ocupa el primer lugar a nivel nacional en inseguridad, por los constantes asaltos a tiendas comerciales, bancos, y actualmente hasta casas habitación, así como en las comunidades rurales se han estado incrementado  los robos de ganado ovino, bovino y porcino, esto propiciando que la delincuencia se vaya incrementando contra los legítimos intereses de los habitantes y ciudadanos foráneos que visitan el municipio de Apizaco, y los elementos de seguridad pública más que garantizar dicha seguridad se han convertido en viles atracadores deteniendo a los automovilistas con razón y sin razón para obtener dineros privados mediante la imposición de infracciones ilegales pues la mayoría de las veces no hay razón ni argumento lógico para infraccionar, y cuando se trata de intervenir con comedimiento para atrapar a los delincuentes provocan actos de dilación ante el llamado de auxilio de la ciudadanía, esto nos deja claro que existe la complicidad de las autoridades con la delincuencia común y organizada.

 

Es un hecho histórico que desde las armadoras de autos hasta la instalación de cobros indebidos como lo son los parquímetros es un negociazo para unos cuantos y una ofensa para la raquítica economía de muchos que por necesidad tienen que utilizar un vehículo y por ende el servicio de estacionamiento, más aún cuando vivimos tiempo de desempleo y pandemia, dejando a la gran mayoría de ciudadanos en estado de indefensión, ante la implementación de un proyecto que no tiene perfil de desarrollo, solo se implementa como método de saqueo al erario nacional. Y la pregunta obligada ¿Por qué el presidente municipal no opta por instalar parquímetros a los autobuses que por décadas han obstruido tremendamente la circulación de los habitantes en el centro de Apizaco, de donde él es accionista mayoritario?  Dicho servicio público ya urge reubicarlo a una orilla del municipio y exigir mejores servicios pues es pésimo, carísimo y no respetan los subsidios que deben brindar a los adultos mayores y estudiantes, principalmente este tipo de abusos se da en los viajes de Apizaco a Ciudad de México y viceversa. 

 

 

 

C Isidro Sánchez Piedra,

 

Defensor de Derechos Humanos