Desde diciembre de 2018 se dijo por parte del Titular del Poder Ejecutivo Federal que en su gobierno triunfaría la cuarta transformación y en consecuencia habría austeridad republicana, sin embargo a dos años de ejercer el poder público estos fenómenos sufren un desgaste de proporciones inusitadas, primero el sainete tan costosísimo para los contribuyentes mexicanos por el supuesto asilo político que se le otorgó al señor Evo Morales, Presidente de Bolivia, y exponer la seguridad y la tranquilidad de todo un país, pues estos actos unilaterales fueron desarrollados a altas horas de la madrugada enviando el gobierno de México un avión hasta Bolivia, violentando los espacios aéreos de muchos países, se dice que este ejercicio tardó más de 24 horas de vuelo habiendo varios países que le negaron el permiso y espacio aéreo, de estos fatales acontecimientos nunca informo nada el gobierno, los costos económicos y diplomáticos fueron de valor incalculable; después el supuesto transporte del presidente siendo un vehículo compacto para simular ante el pueblo de México la supuesta austeridad, pero meses después como todo presidente de la republica viaja en un ejército de camionetas blindadas todo a cargo del erario nacional; también los costos diplomáticos de traslados, alimentación y gastos de salud para los presuntos delincuentes de cuello blanco que se fueron a vivir al extranjero y los extraditaron para México; y el argumento tan trillado que están combatiendo a la corrupción, el problema grave de todo esto es que carecen de las pruebas elementales que todo juicio debe llevar, y por último el abusivo y temerario decreto obligatorio donde supuestamente les descontaran a los servidores públicos federales de mayor y menor rango grandes cantidades de dinero con el argumento de apoyar a las familias víctimas de la pandemia, totalmente falso, pues al señor López le sucede lo que dijo no le sucedería, y está grabado en todos los medios de comunicación, al mencionar parte de historia, cuando los jefes aztecas les exigían a los súbditos más y más oro, y nunca tenían llenadero, pero ya los indios no tenían nada que ofrecer, y curiosamente en el año 2020 nos sucede lo mismo, imagínese usted amable lector que durante décadas el poder adquisitivo perdió el 70% de su poder y las familias siempre vivieron endeudadas porque nunca les alcanzo para adquirir la canasta básica de alimentación nutritiva, se entiende que el salario que percibe cada persona es  para satisfacer lo más básico de una familia de seis miembros, sin embargo por esta razón cada día hay más pobres y el gobierno lejos de estimular salarios suficientes y dignos que alcancen para cubrir las necesidades prioritarias de las y los mexicanos se ha dedicado atesorar dineros ajenos, con todo esto se comprueba que seguimos padeciendo un gobierno rico y un pueblo más empobrecido por sus autoridades.

 

En los años 2021 y 2024 son oportunidades que tenemos todos los mexicanos(as) de sufrir más de lo mismo, o elegir otro tipo de política que realmente represente y trabaje para el progreso de todo un país y de todos los mexicanos, no olvidemos que esta gavilla de delincuentes de cuello blanco tiene sangrando al país durante dos décadas y nunca se llenan, los mexicanos deberíamos de ponerles un alto a tanto desgobierno desmesurado que tanto daña a todo un país, pero vemos con tristeza que el Congreso de la Unión y las 32 Legislaturas de los estados no mueven un solo dedo para evitar tanta tropelía gubernamental y tanto empobrecimiento, pues por el contrario se convierten en cómplices de todo un sistema que a ocho décadas casi lo destruyo todo, los pocos mexicanos(as) que quedamos deberíamos de provocar y fortalecer un paro nacional y una permanente resistencia civil hasta que el estado reivindique los derechos que nos han arrebatado, el señor presidente argumenta  que quienes no actuemos y pensemos como él, estamos en contra de todo un país, se equivoca una vez más, pues nos consideramos mexicanos(as) nacionalistas y solo exhibimos las faltas graves de un gobierno ya que el pueblo de México tiene el inalienable derecho de cambiar sus formas de gobierno cuando el actual no está dando resultados, porque se conduce con las mismas y mejoradas prácticas de los gobiernos del pasado, con una supuesta filosofía de cambio pero en el fondo al servicio de los oligárquicos y explotadores que mantienen por así convenir a sus ilegítimos intereses al pueblo de México en la miseria extrema.

 

Pugnamos y nos ocupamos por una nueva y vigorosa generación de servidores públicos al servicio de las y los mexicanos, por esto es importante que la clase política nacional y la de cada uno de los estados seleccione a conciencia y en forma responsable a sus precandidatos, es urgente que consideren a los hombres y mujeres de pensamiento libre, y a los jóvenes que tienen derecho a ser capacitados para incursionar en el poder público.      

 

 

 

  1. Isidro Sánchez Piedra,

 

Defensor de Derechos Humanos