A 14 meses de la pandemia conocida como COVI-19, uno de los sectores más afectados ha sido del educativo, tanto docentes como alumnos suspendieron sus actividades, porque aunque se dice que desde casa se ha estado cumpliendo, es incierto, pues solo las familias con hijos en edad escolar han sido testigos de  lo tan difícil que ha sido para ellos el apoyar a sus hijos e hijas. No obstante esta difícil situación, las autoridades educativas tienen en el más completo abandono las instalaciones de los centros educativos.  

 

En el sector perteneciente al municipio de Muñoz de Domingo Arenas, desde hace muchos años, mucho antes de la pandemia, construyeron unas instalaciones que presumiblemente serían destinadas a un Centro Educativo del ICATLAX, pero como están en el vil abandono la delincuencia común ya las están desvalijando llevándose puertas y ventanas, instalaciones ubicadas muy cerca de los límites de la Colonia José María Morelos, municipio de Apizaco; pero también, las escuelas de perfil federal y estatal, tanto primarias como secundarias desde hace más de un año se encuentran en el total abandono, sin servicios de conserjes para mantenerlas limpias, sin vigilancia policiaca, sin mantenimiento de jardinería, y a consecuencia de esos descuidos, sus instalaciones actualmente están muy deterioradas, a pesar de que ya se habla del regreso a clases presenciales en el mes de agosto del presente año; es urgente y necesario atender este tan importante rubro pues dichos planteles a parte de una total remodelación, requieren limpieza profunda y la Sanitización correspondiente, para proteger de contagios a docentes y alumnos.

 

Es inaudito que habiendo tantas necesidades prioritarias como lo es la capacitación y actualización del sector docente, estos templos del saber estén en el completo abandono por sus autoridades, el mobiliario que en meses pasados ahí se encontraba está totalmente obsoleto, por lo tanto urge dotarlos de nuevos equipos de cómputo, pupitres, butacas y demás equipo educativo; además se tienen que regularizar los servicios de agua potable y energía eléctrica, antes de pensar en ser utilizados dichos planteles. Uno de tantos ejemplos es la Escuela Primaria Emiliano Zapata, ubicada a un costado de la explanada del mercado del municipio de Tlaxcala, que tanto ha sido su descuido que ya sus instalaciones están tan deterioradas y sus patios parecen selvas de tanta hierba y pastizales, además de mucha basura en sus interiores y exteriores, estamos convencidos que a más de un año de la pandemia todo el mundo, el país y el estado nos puso de cabeza, sin embargo la vida continua y la enseñanza educativa a toda costa debe de continuar, se dijo hace unos meses que el mundo estudiantil atendería su educación a distancia en sus viviendas o a través de los internet públicos, lo grave de todo esto es que en todo el país no existen instalaciones adecuadas para estos menesteres, tampoco en las casas habitación, ya que la gran mayoría de familias carecen del servicio de Internet y de los recursos económicos necesarios para contratar dicho servicio y comprar equipos de cómputo y/o celulares, ni el tiempo necesario, ni los conocimientos más básicos para apoyar docentemente a los hijos e hijas, siendo así las cosas nos queda claro, que el sector educativo en todo el país y estado, están en el más completo estado de indefensión, ante la complacencia de  los tres niveles de gobierno con su desbordante indolencia; si en el pasado la administración pública federal, estatal y municipal estaba muy mal, hoy esta mucho peor.

 

Urge atender de inmediato este y otros temas que garanticen el derecho a la educación de miles de alumnos tanto de preescolar, como de primaria y secundaria, así como el nivel medio superior, las autoridades educativas tienen tres meses antes de que comience el periodo escolar presencial, para que todos y cada uno de los planteles educativos estén en óptimas condiciones para recibir a los alumnos y docentes, mismos que ya llevan casi dos años de inactividad educativa; dichas instalaciones se deberían haber mantenido las 24 horas de los 365 días del año para no llegar al grado de deteriorarse y ocupar estas instalaciones en actividades educativas y de actualización para los decentes porque en cada ciclo escolar los docentes argumentan sus constantes ausencias laborales por estarse capacitando y/o actualizando, es lamentable que con tantas necesidades de darle ocupación a estos centros educativos el gobierno los mantenga abandonados sin uso ni beneficio, expuestos a la delincuencia, pues estos centros educativos en el pasado y presente costaron varios miles de millones de pesos para su edificación y equipamiento cada uno, y actualmente por falta de interés han quedado expuestos a su deterioro. Aquí les adjuntamos para su conocimiento algunas imágenes de las condiciones en que se encuentran las instalaciones de la Escuela Primaria Emiliano Zapata del municipio de Tlaxcala.

 

Isidro Sánchez Piedra,

   Defensor de Derechos Humanos.