En el peor momento de la emergencia sanitaria que vive nuestro país y también Tlaxcala, se ha difundido la información que una vez más los diputados y diputadas con mayoría de morena y sus aliados se incrementaron de manera abusiva el presupuesto para realizar labores de gestión que por ley les corresponde pero que para este último periodo de sus funciones las cifras se vuelven sorprendentes ya que cada uno de ellos dispondrá de más de 3 millones de pesos para los ocho meses que les resta como representantes populares.

 

Para ellos y ellas no existe austeridad alguna que tanto pregona Morena en sus promocionales, en su propaganda y en sus discursos, pero que todo ello va en sentido contrario a uno de los principios de López Obrador como Presidente del País.

 

De nada sirve también para ellos y ellas que el personal del sector salud que lleva casi un año en labores extremas por la pandemia, incrementen sus percepciones ante la emergencia actual y que merecen incrementos y atención material mucho mayor.

 

Por el contrario, los diputados y las diputadas abusivos como son una vez más fueron reprobados con el rechazo a la reforma en materia de transporte hecha por el ejecutivo apenas al inicio de este año.

 

Con todo y ello algunos creen que merecen oportunidad de buscar la reelección en este proceso electoral local.

 

No hay calificativo que los describa con más precisión como unos miserables tlaxcaltecas que llegaron al cargo y no tienen llenadera sus percepciones, sus bolsillos, sus cuentas bancarias por lo que merecen una descalificación total del electorado tlaxcalteca, miserables y abusivos pobre Tlaxcala con esta LXIII legislatura local.     

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.