Un axioma electoral que prevalece desde hace algunos años, aun cuando no sea motivo de reflexión y análisis periodístico es el hecho de que cuando no se cumple las normas internas en un partido político o bien en una coalición electoral, es incumplimiento puede trasladarse también a diferentes actos del proceso electoral en sus etapas constitucionales es decir, cuando ya esos procesos internos se trasladan al ámbito de las instituciones electorales encargadas de un proceso electoral, en nuestro caso el ITE y TET. Veamos: la convocatoria de MORENA para elegir candidatos a las 15 gubernaturas y dentro de ellas la de Tlaxcala no solamente fue incumplida en sus procedimientos, en sus plazos, en sus formas, en síntesis, la intención democrática de elegir candidato (a) fue violentado de una manera evidente y hasta brutal.

 

La propia Sen. Ana Lilia Rivera exigió reponer el procedimiento por la ilegalidad del mismo. Dulce Silva, por su lado, impugnó los hechos sin mucho éxito en el tribunal local. Lo que sí se puede afirmar de manera contundente es que el proceso fue viciado de fondo y forma y no causaría sorpresa que se actué de la misma forma en designación de candidaturas a diputados locales, ayuntamientos y hasta algunas presidencias de comunidad ya que quien está tomando las decisiones en la materia, se dice es la precandidata Cuellar Cisneros, quien es resultado de actos fuera de las normas internas, pero también de las externas. En este último caso lo comprueba la ilegalidad de dos partidos políticos que en coalición con MORENA fueron registrados ante el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones recientemente y que ya fue impugnada ante el tribunal electoral de Tlaxcala la coalición de estos dos institutos políticos (Encuentro Social y Partido Nueva Alianza) quienes no pueden ser legalmente aliados.

 

Esto demuestra que en MORENA de Tlaxcala de manera vil e intencional no cumplen sus normas internas y se tiene poco cuidado de la legalidad de las normas reglamentarias en materia electoral.

 

Mal empezaron las cosas para un proyecto que nos decían era diferente al de los anteriores partidos en el poder y que pareciera que resultan los morenistas iguales o hasta peores.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.