Un apotegma de la política en México dice que la forma es fondo. En el proceso electoral en el que estamos inmersos los tlaxcaltecas para la elección de la gubernatura se han conformado dos grandes coaliciones por cada una, encabezadas por mujeres que tienen su propia trayectoria. En el caso de la coalición que podría decirse que es la oficial por gobernar Tlaxcala la encabezan PRI, PAN, PRD, PAC, y PS.

 

Cada uno de estos institutos políticos cuido las formas para bien proponer una candidatura propia dentro de la coalición, o bien en su caso respaldar la que el PRI eligió bajo un procedimiento abierto y transparente con, Anabell Avalos Zempoalteca. Derivado de ello se creó una junta de gobierno del quinteto de partidos políticos para que mediante un proceso abierto y participativo.

 

Y de esta manera surgió la opción considerada por los liderazgos políticos como la más competitiva para una elección en un contexto e incierto, complejo, e inédito por diferentes circunstancias sanitarias y políticas.

 

Con Anabell  Avalos a la cabeza de la coalición “Unidos por Tlaxcala” se tiene a una mujer política que por su trayectoria, su biografía personal  y política, y su vasta experiencia de gobierno y administrativa pero sobre todo por su carisma natural de la mujer tlaxcalteca sumará a adhesiones de miles de mujeres y hombres de Tlaxcala, que seguramente el próximo domingo 6 de junio  la confirmarán como la segunda mujer que gobierna nuestra Tlaxcala histórica, cultural, y seguramente ejemplar como fue su tránsito de cuatro años por el gobierno municipal capitalino.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.