Cuando parecía que los Reds se llevaron los tres puntos, los de Bielsa igualaron el partido

 

El Liverpool perdió la oportunidad de auparse a los puestos de Liga de Campeones, tras empatar este lunes 1-1 en su visita al campo del Leeds, en un encuentro en el que los Reds tras una buena primera parte se desfondaron por completo en la segunda mitad.

 

Un bajón que impidió a los de Jürgen Klopp alzarse con la victoria en un choque que estuvo marcado por la polémica suscitada por el anuncio de la futura Superliga de la que el Liverpool es uno de los doce clubes fundadores.

 

Una iniciativa que provocó no sólo ya las protestas de los aficionados, que se manifestaron antes del inicio del partido en los aledaños del estadio en contra de la nueva competición, sino también de los propios jugadores del Leeds, que realizaron el calentamiento con unas camisetas en las que podía leerse: “Liga de Campeones. Gánatelo”.

 

Enrarecido ambiente que llevó al técnico del Liverpool a declarar antes del inicio del partido que sus “jugadores no habían hecho nada malo”.

 

Comandado por un sensacional Thiago Alcántara, que regresó a la titularidad, el Liverpool explotó los espacios dejados por la defensa adelantada del conjunto local, gracias a la velocidad de jugadores como el lateral Trent Alexander-Arnold.

 

Una acción en la que el portugués Diogo Jota evidenció que además de gol posee una sensacional visión de juego con un magnífico pase a la carrera de Arnold que sirvió el balón para que Mané estableciese el 0-1.

 

Fórmula que a punto estuvo de volver a dar frutos a los “reds” tres minutos más tarde en una nueva cabalgada de Arnold, tras un no menos sensacional pase de Thiago Alcántara, que el portugués Diogo Jota no supo culminar.

 

Pero ni aún así dejó de insistir Arnold que en una nueva arremetida propició el fallo del central español Diego Llorente que dejó el balón en el área un Diogo Jota, que vio como el portero francés del Leeds, el francés Illan Meslier, evitaba con una mano salvadora que su sutil vaselina se convirtiese en el 0-2.

 

Ocasiones que siguieron sucediéndose en los minutos iniciales de la segunda mitad en los que el Liverpool dispuso de dos buenas oportunidades para marcar en un remate del brasileño Roberto Firmino y un cabezazo de Diogo Jota.

 

Falta de acierto que no desaprovechó el Leeds para reengancharse a un encuentro en el que había pasado de puntillas durante todo el primer período.

 

Poco a poco el conjunto del argentino Marcelo Bielsa fue adueñándose del partido acercándose con cada vez más peligro al área de un Liverpool, que dejó su suerte en manos de encontrar alguna contra con la que sentenciar la contienda.

Leer más...